martes, 10 de marzo de 2015

Vamos a despedir Brasil!


Después de la noticia del nuevo integrante en camino, ambas cabezas empezaron a pensar y varias cosas se replantearon. Donde parir? Acá, allá? Tras analizar pros, contras y escuchar el corazón, la primer incógnita estaba resuelta: allá, en Argentina, con los afectos de la vida cerquita.
Como volver? Rápido? Que cosas y lugares resignarnos a conocer en el camino? Que tiempos manejar? Pensamos todas esas variantes y trazamos un mapa mental de cómo serían las cosas.

Obviamente nunca salen tal cual; algunas fueron mudando otras salieron como lo planeado. Terminamos de conocer Bahia, aunque en tiempos más rápidos a los acostumbrados. Pensábamos que hasta Salvador habíamos conocido todas sus bellezas, pero este estado aún tiene mucho más camino al sur:  verdes intensos,  vegetación increíble. Itacaré, Arraial d’ajuda, Trancoso.  
 
Este último nos sorprendió con una magia particular, con dos pueblos diferentes en uno, el de dia y el de noche. En lo personal nos encantó y logramos pasar días muy lindos.  De Arraial nos llevamos un par de hermosas personas que nos ayudaron incondicionalmente, sin siquiera pedirlo. Los dueños y las trabajadoras de la Posuada do Mel, que nos acariciaron cada día con una sonrisa, haciéndonos saber que nuestra camioneta, Domingo y nosotros, estábamos lejos de ser una molestia para ellos frente a las puertas de su lugar. Ahí empezamos a sentir como la panza que asoma trae nuevas sorpresas, gente que se encariña, se preocupa y nos mima con sólo ver la panza crecer e imaginar ese nuevo ser, hijo de ahora viajeros que van volviendo a casa.

Pasamos Espiritu Santo bien rápido y empezamos a sentir el cuerpo distinto al enfrentar el viaje en combi, los tiempos, la ruta, el cansancio. Ya en Rio sin querer acabamos en Buzios. No pensábamos ir porque sabíamos cuán “turísticamente argentineado” está, pero fue hermoso conocerlo porque nos permitió al fin encontrar a otros viajeros (Martin y Martina, de America en Kombi) que hacía mucho tiempo veníamos contactarnos y hasta el momento solo conocimos por mensajes. Gran sorpresa nos llevamos cuando, después dar una recorrida por las variadas playas de Buzios, fuimos a conocer Arraial do Cabo, un pueblito cercano a Buzios, pasando Cabo Frio, que tiene playas entre morros con aguas del color del caribe, del color de las revistas… sin palabras!
 
Fue una semana muy linda en casa de los chicos, donde aprovechamos a tejer, comer y charlar largo y tendido.
Ya en Rio de Janeiro encontramos un lugarcito donde armar base, porque el combo: combi, perro, ciudad grande nunca es una ecuación fácil! El Pao de Acucar (una zona militar, por ende tranquila y segura), fue nuestro lugar, donde nos cobraban 8 reales por el dia de estacionamiento, disfrutábamos de Praia Vermelha que queda ahí mismo y aunque poquito, hicimos una recorrida por la ciudad.
Allí, en los primeros días de febrero, recibimos la visita de los dos hermanos de Guille que se vienieron en auto y nos acompañaron casi un mes en recorrida. Con ellos también llegó el carnaval. Nos emocionaba el carnaval. Carnaval en Brasil! Es sinónimo de muchas cosas, mucho se cuenta de esos días y queríamos vivirlo bien de cerca. Eso si, nuestro estilo de festejo dependió también de algunos factores: una embarazada, las incomodidades, la necesidad de un lugar donde descansar, un baño cerca. Dentro de todo eso que dicen del carnaval (que explota en gente y donde todo se vuelve caos) queríamos encontrar un poco de paz,  seguridad y claro, ver esa magia de las calles abundando en risas, música y color.

Resolvimos quedarnos en Paraty, que a pesar de tener dos playas (Jabacuara y Pontal) nada lindas (en lo personal) desde allí poder conocer un poquito de Trindade con playas super recomendables, cachoeiras que quedan alrededor de la ciudad de Paraty y tomarnos un dia de placer recorriendo, en un barquito a nuestra disposición,  islitas soñadas, de aguas verdes transparentes y peces para entretenerse!
Llegó el carnaval. De la noche a la mañana Paraty se llenó. Nosotros con nuestra base en una placita tranquila podíamos verlo de afuera e incorporarnos a voluntad a los festejos. Así fue que la segunda noche, heladerita en mano: agua para la “gravida” (embarazada) cerveza para el padre y tios, fuimos a ver el carnaval en las calles.

Aún nos quedarán por siempre las ganas de conocer los famosos y renombrados carnavales de Olinda, Salvador y Rio. El primero, un carnaval de calle, con su caracteristco Galho da manha, blocos y sus sonidos del Frevo; el segundo con el axe en las ruas y los trios eléctricos;  y el tercero con el famoso sambodromo en una explosión entre carrozas que trabajan todo el año para lucirse al ritmo de la samba. Los tres bien diferentes pero atractivos al mismo tiempo.

Nos conformamos con ver algo chiquitito, tranquilo pero con la magia del pueblo brasilero (que es feliz en si mismo) descontracturando todo un año en días de alegría, bailando, sin límites de edad o sexo. Nos llamó la atención (algo que ya sabíamos y corroboramos) como los hombres, en esos días, juegan a ser mujeres y se liberan de una manera exorbitante. Son pocos los que no visten prendas de sus madres, novias o amigas.
El carnaval fue pura felicidad, baile… el pueblo completo en las calles se olvidaba de sus problemas, se olvidaba de todo (a esa altura con lo que la gente venía tomando desde el comienzo del dia no debían recordar nada más que como mover un poco los pies al sonar de la samba).

Y aquí la historia, al menos para nosotros, se quiebra, nos abre los ojos y nos deja reflexionando…  sobre muchas cosas: sobre la vida misma, sobre nuestra Latinoamérica, sobre los contrastes y acerca también, de la suerte con la que corrimos al andar este largo camino latinoamericano que hace 4 años decidimos emprender.
En un abrir y cerrar de ojos, entre sonrisas y alegría escuchamos un tiro, después de eso yo oí unos 3 tiros mas y vi sus luces, sentí la dirección de los mismos hacia nuestro lado y sin pensar salí corriendo hacia mis espaldas. Fue todo muy rápido. Fueron muchos mas tiros. Fue darme vuelva y ver que había perdido al resto de mis “compañeros de carnaval”… de lejos (aunque nada era lejos porque la plaza donde estábamos era un escenario minúsculo para esquivar tantos tiros y locura que se desató en la gente, alcancé a ver a Guille. Me preocupé al no ver a Domingo, me alegré al reencontrarlos a todos. Nos sentamos, temblando, hablamos de lo ocurrido y sin llegar a pasar 5 minutos comenzó todo otra vez. Corrimos tras un árbol, agachados, haciendo upa a Domingo (que poco podía entender de lo que sucedía) y tras varios tiros más conseguimos ir alejándonos de la plaza.
 Recién al llegar a nuestra  placita, escenario de paz que habíamos escogido para pasar el carnaval a “nuestro modo”, el cuerpo retomo la tranquilidad y poco a poco fuimos entendiendo lo ocurrido. En el medio, nos quedaron grabadas las palabras de una chica que tratando de calmar a todos los que estaban fuera de si decía: “tranquilos gente, essas sao coisas que acontecem”. Acontecen, si, como me dijo Guille son cosas que pasan acá, en Argentina, en Latinoamérica… pero no deberían pasar!! Y menos aún que lleguemos a tomarlo con tanta naturalidad.

El resto del carnaval lo pasamos bajo unos árboles acampando en Praia du Estaleiro, un lugar bien familiar donde el carnaval se redujo a un camión desfilando de punta a punta de la playa con varias familias (toda conocidas entre sí) bailando canciones grabadas sacándose fotos y disfrutando de un ritual que vienen repitiendo hace 50 años.
Así, al terminar esos días de caos y festejos logramos seguir camino, con un mal recuerdo pero felices de por el buen final que tuvimos.

Y si de finales hablamos ocurrieron dos mas. El de la visita de Bruno y Pancho, los hermanos de Guille, en Maresias, despedida que por suerte no dolió tanto por estar ya cerca de “llegar a casa” y la despedida de Brasil en si mismo.  Y el de Brasil en si mismo, el del viaje en cierta parte, con uno de esos sucesos que te dejan sin poder creer como se dan las cosas a veces, sin querer queriendo… casualidades o causalidades, los cruces del camino y las amistades que surgen de repente, sin esperarlo.

Pensábamos conocer unas playas de Peruibe y seguir camino pero en una calle encontramos (o nos encontró?) a un tal Gilberto (de quien no sabíamos ni el nombre hasta ese momento) y minutos después estábamos tomando algo en un barcito. Horas después estábamos conociendo a su  familia, cocinando un asado, compartiendo experiencias, charlando de todo un poco. Así fue sábado y domingo, con simpleza, como si nos conociéramos hace largo tiempo, como si alguien hubiese organizado una despedida de Brasil, con todo!

Y así seguimos camino, con panza llena y el corazón mucho más aún.. Repleto de cariño y como siempre agradecidos de ese encuentro inesperado.
Dejar Brasil después de un año no es sencillo, es mucho lo recorrido, lo aprendido.
Despertamos con un poco de nervios por atravesar la frontera, por un lado nos íbamos con una situación de ilegalidad en el país vecino (mejor dicho “irregularidad” por la cual al querer regresar a Brasil deberemos pagar una gran multa en reales), por otro entraríamos la camioneta a Argentina tras saber de una famosa multa existente para quienes retiran los vehículos más de 1 año de del país, y veníamos con un perro!
Nuestra “maslinda” se ausentó 4 años pero, cuestiones Latinoamericanas que ya conocemos, como paso en el 90% de las fronteras, nadie preguntó nada, nadie revisó la combi, ninguna persona dijo nada. Preguntaron el número de patente y si habíamos comprado algo. Seguimos camino, entramos otra vez a nuestro país, Domingo conoció su nuevo país!

Descansamos una semana en Puerto Iguazú, donde festejamos el cumple de Guille paseando por las Cataratas. Con bastante calor y las patas de Domingo manchadas de rojo como esa tierra colorada tan característica, que tan bien contrasta con los verdes hermosos de tanta vegetación, nos reencontramos con amigos y vamos retomando costumbres argentinas. Dani y Seba en Puerto Iguazú; Tachin, Belen, Gimena, Luz y Gabriel en El Dorado; Eve y Mati en Posadas, todos nos fueron recibiendo y dando la bienvenida a nuestro país.
Ya quedan pocos kilómetros y estaremos en “casa” o al menos en el lugar donde nacimos y donde nacerá nuestra hija Helena Luz (aunque bahiana, brasilera de manufactura y corazón), felices, emocionados aunque sin poder negar que esa mañana, al cruzar la frontera, la panza se estrujó y algunas lágrimas cayeron cargadas de mil sentimientos inexplicables.
Fueron 4 años, muchas anécdotas, muchos nuevos amigos, muchos logros y un gran gran sueño concretado que va buscando su punto final… que en verdad bien sabemos se trata solo de un punto y seguido.
 

martes, 23 de diciembre de 2014

Un nuevo idioma y el país "mais grande"... de Latinoamerica!


Como hacer para abarcar de manera satisfactoria, en unos cuantos párrafos, tantos meses transcurridos, tantos acontecimientos sucedidos, tantos momentos inolvidables, tantas personas únicas y tantos lugares y experiencias increíbles? No lo sabemos, por lo que directamente nos sentamos a escribir para contarles que estamos bien, muy bien!
Les escribimos desde Salvador, Bahía, desde la casa de Jamile y su familia (increíbles personas) con la que celebraremos una navidad bien brasilera! Hace unos dias dejamos nuestra pequeña casita en el Morro do Sao Paulo, Bahia, tan pequeña como nuestra combi a la cual no veíamos desde hace mas de un mes ya que el Morro es una isla a la que no se puede acceder en auto .En apenas cuatro días nos reencontraremos con algunos de nuestros familiares que nos vistaran para festejar juntos año nuevo, Reveliao.
Hace ya 9 meses que empezó nuestra aventura por Brasil y tantas cosas vivimos que solo podremos nombrar algunas, dejando el jugo de cada una para un futuro encuentro, mate de por medio. Y qué no decir de este bello y gigante país, bien latinoamericano a pesar de la diferencia idiomática, con un pueblo super receptivo y alegre que siempre nos trató como hermanos (a excepción de los días en que la selección argentina jugaba la copa, claro está).

 
Aquellas travesía por el Rio Amazonas, de 4 o 5 noches navegando sus aguas, admirando su vegetación, su inmensidad, su fuerza, sus atardeceres, sus habitantes de las orillas no parece haber ocurrido casi un año atrás. Tantos días y km en la ruta, al paso lento pero implacable de nuestra combi que se sintió en su casa desde el primer momento, llevándonos de playa en playa, de estado en estado, pueblo a pueblo haciéndonos conocer paisajes incomparables como los Lencois Maranhenses, dunas que se suceden unas tras otras por km hasta llegar al mar, formando entre ellas lagunas verdes y azules que hacen del lugar un paisaje único.
 
O como Jericoacoara, pueblo rodeado de mar y dunas, con callecitas de arena por la que solo circulan buguies y a las que Lamas pudo acceder de puro guapa que es. Muchas alegrías nos dio este pueblo pero ninguna como la llegada de Domingo Preto do Ceara, nuestro perrito amante de las siestas en hamaca y jugar al futbol, enemigo declarado de los gatos y las olas, amado por todos, genio indiscutido de multitudes que se adaptó al viaje y a nosotros como si hubiese nacido para esto.
 
Siempre rebozante de cultura, Brasil nos regaló conciertos de la talla de Leninne, Edd Motta y Vanessa da Mata. Tambien nos regaló hermosas ciudades como Olinda en Recife o Marrechal Deodoro en Alagoas; y nos regaló también  la posibilidad de pintar nuestro mural ad honorem N°15 en Praia do Francés. Dejamos en este pequeño pueblo un Latinoamerica de mucho amor, esa Latinoamerica de casas apiladas que albergan gente de todo tipo y color, que lucha cada día y sale siempre a flote. Una Latinoamerica desprolija, explosiva, mágica también… pero siempre Unida; al menos así las soñamos y la vivimos nosotros.

 
Volvimos a Bahia 5 años después de habernos conocido, de habernos enamorado, y nos encontramos más enamorados, más felices, más juntos que nunca. La Chapada Diamantina nos acogió entre ríos, cascadas, valles, montañas y cielos inmensos, caminatas interminables por lugares puros y llenos de energía reconfortante y tranquila. Sin duda algo fuerte nos une a esta región brasilera ya que 5 años atrás nos unió para siempre y hoy renueva esa unión bendiciéndonos con un ovillito que va creciendo desde hace unos meses dentro de Diani y que pronto sabremos si es nene o nena.
 
 
Queremos agradecer una vez más a todos los que siempre nos miman, a los amigos del viaje (que fueron muchos en este país hermoso) y a los de siempre (que nunca dejan de estar presentes), a la familia, y a las muchas familias que nos fueron adoptando y a las que les debemos tanto. Que hoy nos sintamos tan felices es gracias a todos ustedes, y a Racing Campeón por supuesto!


sábado, 6 de septiembre de 2014

Descubriendo un nuevo mundo


Pasar tantos meses sin escribir no significa una ausencia de experiencias vividas, de lugares conocidos o nuevas amistades, todo lo contrario, a veces pasan tantas cosas que quien escribe no encuentra el espacio para plasmar lo que quiere contar en palabras.
Asi nos encontramos hoy ya en Recife, Brasil rememorando todo lo que paso en esta larga travesia después de meses sin escribir en nuestro blog.
Mientras Venezuela entraba en una crisis terrible, nosotros desde la gran sabana solo oíamos noticias llegar sobre lo que ocurria. Estabamos a punto de dejar el país, la visa se nos vencía pero como nada es por casualidad una mañana vendiendo artesanías la vecina de enfrente, vestida de oficinista (ese traje que después llamaríamos de “disfraz” tras lograr conocer bien a la señorita que detrás se encontraba) se acerco a comprarnos algunas postales (de una serie que ofrecíamos “a colaboración”) y nos dijo que quería ayudarnos en lo que necesitaramos, un baño, lavar ropa.
Y como la propuesta de una ducha siempre es tentadora allí fuimos al dia siguiente. Nunca imaginamos que conocerla a ella nos abriría la puerta a tan linda amitad y a tan hermosas personas. Y aun mas: nos daría la posibilidad, repentina y sorpresiva de acompañarlos a la aventura de casi 8 dias para conocer el famoso Roraima!! Sobraban dos lugares en una excursión, ya pagos y el dinero no seria reintegrado a quienes habían pagado por el… asi que ahí llegamos nosotros. Mejor oportunidad, imposible!
De manera muy rápida nos preparamos las cosas para salir: mucho abrigo, ropa para cambiar por si llovia (es muy común que llueva casi todo el dia), piloto para la lluvia, varios pares de media, comida energética y cantidad de cosas que tenían que ser la menor cantidad posible como para llevar poquitísimo peso y no sufrir los 100 kilometros que caminaríamos esos casi 8 dias.
El Tepuy Roraima para nosotros significaba todo un misterio, poco sabíamos de él pero mucho aprendimos de esos días. Los Tepuyes son las formaciones expuestas más antiguas del planeta, y se trata de una especie de “montaña recortada”, una meseta abrupta, con paredes bien verticales que segun se dice nunca estuvieron cubiertas por el agua. Desde lejos una formación como esta se llega a ver como algo impresionante y ante todo imposible de subir. Desde abajo nos preguntábamos: cómo podíamos llegar arriba?!
El nombre Roraima tiene origen Pemon y significa “montaña o morada de los dioses”. Si bien en la Gran sabana se ven muchos (hay mas de 250) nosotros tuvimos ante nuestros ojos y caminamos hacia dos de los integrantes de la cadena de Tepuyes llamada Sierra de Pacaraima: el Kukenan (2680 metros sobre el nivel del mar) y el Roraima (a 2810 msnm).
El primero es el del mal, el segundo el del bien. Existen leyendas sobre esto y se dice que al primero, el Kukenan, esta prohibido subir o que muchos quedan en el camino. Nosotros por suerte nos dirigimos al segundo.
Fue un grupo grande de puros venezolanos…. Todos con la mejor onda!
No sabemos como explicar lo que vivimos esos días porque excedió nuestras expectativas y llegó a ser uno de los mejores momentos de este viaje que ya lleva mas de 3 años y medio.
El sacrificio es mucho  pero para quien quiera y pueda hacerlo se lo recomedamos por completo. La caminata puede resultar dura, pesada por llevar equipaje pero la Gran Sabana es sin dudas uno de los lugares mas bellos de nuestro continente, caminarla es todo un placer.





Caminamos dos días partiendo desde el pueblo de Paraitepuy, durmiendo por las noches en un campamento con risas entre los dolores que el cuerpo empezaba a mostrar y cielos que nos deslumbraban de belleza. Cada vez veíamos mas cerca al Kukenan y al Roraima, cada vez repetíamos con mas fuerza la pregunta de cómo haríamos para subir… seriamos capaces? Se veía tan vertical la subida!






El tercer dia fue la prueba de fuego y empezamos a subir metros y mas metros. Si, lo logramos… llegamos a los 2800 metros sobre el nivel del mar casi sin dificultades, con el clima a nuestro favor, sin lluvias y atravesamos el momento más difícil: “el paso de las lágrimas” que con su nombre permite imaginar que se trata de un precipicio pronunciado de rocas super patinosas en si mismas y nada agarradas al suelo, coronado por una cascada que hay que atravesar… o sea, un riesgo total.
Una vez arriba la emoción por haber llegado fue algo indescriptible y el cansancio enorme, pero ganó mas la curiosidad por querer ver mas y mas de ese mundo nuevo que descrubriamos alla arriba. Realemente es un mundo aparte, es otro planeta… hasta algunas veces nos sentíamos como caminando en la luna con esos paisajes de rocas negras y neblina casi constante. Cada tepuy tiene en su superficie un ecosistema único, que no se repite en ningun otro lugar del planeta, ni siquiera en otros tepuyes, y el del Roraima es algo que ni las palabras ni las fotos alcanzan a contar. Animales existen pocos, solo unas pequeñisimas ranitas negras, algun que otro gorrion, alacranes... todo, excepto la vegetacion color verde tiende al color negro.




Una vez arriba lo caminamos por tres dias; exploramos y recorrimos el Tepuy de un extremo a otro, dormimos en cuevas de grandes rocas y en noches de estrellas fugaces como pocas, nos zambullimos en sus aguas heladas y cristalinas y miramos desde lo alto al borde de precipicios repentinos. Un cumpleaños mas de Guille que hasta tuvo su velita para soplar y muchas, pero muchas ampollas que no impidieron que aprovechemos al maximo cada momento.
Dicen que si uno mantiene el silencio, sino grita y lo respeta el Roraima te responde con buen clima, sin llover y asi fue para nosotros. Lo disfrutamos con un clima ideal (aunque la niebla es inevitable) conociendo sus partes mas verdes y sus partes de solo piedras negras. Caminamos sobre cuarzos y mas cuarzos, sentimos su energía y bebimos su agua, que según dicen es una de las aguas mas cargadas energéticamente y mas puras del planeta. 




No queríamos volver más. Queríamos continuar con esa conexión hermosa con la naturaleza, sin tecnologías cerca pero el regreso llego y rápidamente llegaron los celulares, y todas esas cosas sin las que el ser humano no consigue vivir mas de una semana.
Despues, una despedida a puro asado, cerveza, baile y karaoke con esa gente increíble que conocimos. Seguimos camino; el siguiente paso era Brasil y eso nos emocionaba mucho. Todo un país inmenso por conocer, el gran amazonas ahí cerquita para navegar! Seguimos en nuestra Maslinda, en paz, renovados por esos días que fueron UNICOS y dijimos adiós a Venezuela y su gente linda FELICES.






DATO DE INTERÉS: Se acaba de estrenar en Venezuela una pelicula filmada en parte en el Roraima, para que disfruten al menos detras de la pantalla y quizas a algunos, algun dia los anime a ir tambien a caminar esos lados! El nombre de la pelicula es: "LA DISTANCIA MAS LARGA".

viernes, 28 de febrero de 2014

QUE LINDO QUE ES SOÑAR!!

Fue lindo volver a la ruta después de aquel mes y medio en Santa Fe, en la posada Le Petit Jardin de nuestros ahora amigos Audrey y Cyril. Se hacía sentir la necesidad de la vida viajera, nómada que tanto nos gusta, cambiar de paisaje todos los días, tener vecinos nuevos a diario. Uno de los tantos trabajos en los que Cyril dedicó su tiempo fue en ayudarnos a que la camita de lamas fuera 20 cm más grande y así dormir felices con el Larguito bien estirado… así que a pesar de dejar seres queridos en nuestra partida no fue costoso seguir camino.
A medida que nos fuimos alejando de la costa la gente empezó a ser más amable aún que hasta entonces. Además la sensación de inseguridad iba desapareciendo y dormir en Lamaslinda resulto algo más sencillo de hacer en estaciones de servicio, plazas o en la misma calle… cosa muy complicada hasta entonces en el país.
Cruzamos el Orinoco y entramos a la Gran Sabana, maravillas de la Naturaleza si las hay, en un camino de paisajes extensos e increíblemente intactos. Según nos dijeron, allí solo pueden habitar los aborígenes de la zona y son ellos los encargados de cuidar los atractivos turísticos de la región, evitando de esta manera la sobrepoblación de hoteles o extranjeros construyendo sus mansiones donde les place. Son muchos y hermosos los saltos (cascadas) y ríos que se encuentran a lo largo de la ruta y que pudimos visitar.
Estamos a pasos de pisar territorio brasilero, en Santa Elena de Uairen un pueblo pegadito a la frontera pero al contrario de lo que siempre pasa con los lugares fronterizos, este es un lugar tranquilo, con poco de aquella Venezuela que transitamos hace dos meses y alguna semana, con algo de Brasil, con aire puro…el aire de la Gran Sabana. Lo único malo que podríamos decir de Santa Elena y la zona (si es que hay algo malo por decir) es que aquí abundan los “Puri Puri” y que sus picaduras no son nada agradables. Pequeñísimos insectos de la calaña de los mosquitos que van dejando sus huellas color rojo en las piernas y brazos de todos los turistas y su picazón por varios días más…
Llegamos aquí con el objetivo de pintar nuestro mural y elegimos el lugar definitivamente muy bien. Las cosas siguieron un curso casi mágico, algo que a esta altura debería parecernos cotidiano pero nunca deja de sorprendernos. Parqueamos la camioneta en el lugar exacto para que la mujer exacta se acercara a hablar con nosotros y de ahí en más todo sucediese de maravillas Carmen, la mujer que nos abrió las puertas a todo lo que fue ocurriendo, nos acompañó de inmediato a la Fundación del Niño, donde ella también trabaja ya que es la profesora de plástica de los niños. Y en un par de días comenzamos nuestra actividad. 

En medio de noticias que iban llegando de los revuelos en el resto del país (porque Santa Elena realmente vive a otro ritmo, pueblo Venezolano pero de cierto modo aislado), la cosa se ponía candente y la paz no parecía reinar en las demás ciudades, mientras nosotros decidimos presentarnos a los chicos (de varias edades desde 6 a 11) y contarles nuestro sueño de viajar, como lo llevamos a cabo a pesar de los miedos, todos los sueños que aún tenemos y como el pintar es para nosotros una manera de soñar, de ser libres.
Turno mañana y tarde, ambos grupos resultaron tímidos al principio pero se despidieron con abrazos impulsivos, sorpresivos y duraderos, con sonrisas profundas. Les costó mucho dibujar en el papel sus sueños, les costó “no salirse de la línea”, no mirar lo que hacía el compañerito de al lado y repetirlo, usar colores, aflojarse… pero… unos más otros menos, todos lo lograron poquito a poco!




La segunda cita se dio días después. Los volvimos a encontrar y les presentamos el mural que íbamos  a pintar juntos. Con la base de colores ya dada, colores que no fueron pensados, colores que “fueron los que habían” porque la reserva de pinturas se nos está acabando y en Santa Elena no es tarea sencilla encontrar de todo. 




Cada línea o puntito de color nos llenaba más el pecho de emoción y al terminar el día mirábamos el mural lleno de sueños, lleno de colores, lleno de amor… amor que desde ese día nos llevamos con nosotros. No solo compartimos el pintar los sueños en una pared que les quedara por largo tiempo, también los chicos jugaron al futbol, anduvieron en nuestra querida bicicleta y hasta algunos se volvieron amantes del mate! Ese día Venezuela para nosotros terminó de llenarse de colores y aprendimos muchísimo de todo lo compartido.
Sin embargo había otra Venezuela, hay otra Venezuela.  Una Venezuela que sufre un momento crítico y que no está ni cerca de teñirse de colores.


Es muy difícil para nosotros poder dar una opinión positiva o negativa de este país, porque fue muy difícil entenderlo. Porque para colmo, cuando intentamos leer para sumar conocimientos a lo que aprendemos estando en el país y con su gente, ya no sabemos en qué creer o, ya sabemos que no hay que confiar en ninguna información a ciencia exacta.  Y cuando hablamos con la gente encontramos opiniones extremas a favor y en contra con muy pocos capaces de reconocer lo bueno y lo malo de propios y ajenos.
Como nos dijo un amigo, en este país TODO puede pasar: todo de lo mejor y todo de lo peor. La disparidad disparatada entre el dólar oficial y el paralelo rompe con toda lógica especulativa, siendo q el primero cuesta 7 bolívares y el segundo (hoy en día) a 85! Por supuesto que el que tiene dólares vive de fiesta, pero como se hace para fijar precios cuando el gobierno habla con números tan alejados de la realidad?  Como se explica que 20 litros de agua cuesten 30 bs. y 20 litros de gasolina 1,5bs en un país donde ambos líquidos abundan?
Entonces, para quien viaja de afuera puede resultar un paraíso de compras porque trayendo dólares o euros el dinero rinde y mucho. Se puede almorzar por un dólar y encontrar productos insólitamente económicos. Pero el venezolano que se las ve luchando día a día no encuentra tantos paraísos. Unos reman y reman, día tras día. Otros se llevan mucho de arriba; muchos derrochan y no tienen la cultura de cuidar lo que se les da. 
Antes de entrar a Venezuela pensábamos en encontrar un pueblo dividido, la clase media-alta y alta del lado opositor y la clase media-baja y baja con el oficialismo. Sin embargo nos sorprendimos a diario encontrando gente humilde y trabajadora harta de tanto manoseo, corrupción y despreocupación por parte de los políticos. Cuando alguien te habla de política lo hace con cautela, porque en el país hay dos grupos, grandes,  los dos pisan fuerte pero ninguno acepta la opinión del otro. Hablan “desde que el difunto tal o cual cosa” o “el diablo tal o cual otra” en un tono bajito, con frases inconclusas…sin nombrar a uno u otro, opinando sin comprometerse mucho. El pueblo está dividido y desde la muerte del comandante hace casi un año parece como si el país hubiese quedado tambaleando.
Pero no podemos decir que la culpa es de uno solo, la culpa la tienen todos: gobierno, oposición y pueblo. Trataremos de dar unos ejemplos:
El gobierno tiene planes sociales muy buenos, pero muy mal implementados ya que lo que falta es presencia y control estatal. Por ejemplo existe la posibilidad de hacerte de tierras y de dinero para que cultives y vendas el producto, dos veces al año uno tiene que demostrar cómo ha cultivado la tierra, que provecho le saco. Sin embargo se entrega la tierra, se entrega el préstamo y nunca más nadie pasa a corroborar la utilización de la tierra. La gente ocupa esa tierra y gasta el préstamo, sin cultivar un metro. El gobierno decide entonces no dar dinero sino vales canjeables por material para laborar la tierra, y deja esos productos en manos de determinadas personas, en galpones. Los que tienen la tierra van a los galpones con los vales de, por ejemplo 500.000 bolívares pero en vez de canjearlos por mercadería se lo venden a la persona que tiene la mercancía por 200.000 bs y se llevan ese dinero a su casa y siguen sin cultivar. El que tiene los vales y la mercadería lleva los vales al gobierno y los canjea por el dinero, quedándose con 300.000 de ganancia y la mercancía. Entonces nadie hace lo que tiene que hacer, el gobierno no controla, el encargado de canjear los vales por mercadería piensa en su propio negocio y el encargado de cultivar la tierra no cumple con su parte del trato, viviendo de arriba. Pero eso sí, TODOS se quejan.
Hay escases de productos, acá se vive “a lo Venezolano” haciendo largas filas  (ellos mismos se llaman con resignación: el país de las filas para todo), acostumbrados “al no tener” (hoy en día leche, azúcar, harina, gas, papel higiénico)… y cuando hay: a hacer filas… largas, laaaaaaargas colas, hora tras hora y con paciencia… aunque: si se acabó se acabó (ojo que acá también hay truco y ventaja y amiguismo). Viviendo como algo cotidiano el ir a hacer compras y poder llevar solo una o dos unidades de este producto (si es que hay, claro). Aceptando la palabra corrupción como cosas normales  y cotidianas. Desde la policía, que se maneja a sus anchas, sin escrúpulos en nada; hasta una señora que por estar mejor acomodada se lleva grandes cantidades de papel higiénico para revender al precio que quiere, mientras muchos no tienen ni un rollo en casa hace días o semanas o…). Un profesor en la facu me dijo una vez que los políticos son el reflejo de la sociedad que representan, o de donde salen acaso nuestros diputados, senadores, presidentes? La culpa es de todos.
Este país puede darse el lujo de pagar todo lo que tenga ganas con el petróleo que posee, que es incontable; tiene tanto que puede regalar combustible a otros países. Sin embargo la escases de inversión en infraestructura en la propia Venezuela asombra, no se generan nuevos puestos de trabajo, sino que se subsidian los alimentos, el combustible, el gas, la luz (el aire acondicionado funciona 24 hs al dia, lo usan hasta para secar la ropa!); entonces son cada vez más los que no trabajan o apenas trabajan y viven de subsidios. No vemos mal el subsidio de los servicios para abaratar el costo de vida, pero si no se le enseña a la gente a trabajar nunca van a poder valerse por sí mismos. Qué país funciona sin trabajo? Y no hablamos de vivir para trabajar, encerrados en actividades que detestan, esclavizados.

Es verdad que el oro negro está beneficiando a TODA la sociedad venezolana mientras que 15 años atrás beneficiaba solo a un 8% del país, pero lo está haciendo de mala manera, con regalos en vez de fuentes de trabajo, perdiendo generaciones enteras.
La oposición lejos está de ser una salida o una respuesta a estos problemas con los que hoy se enfrenta el pueblo venezolano, sino que es uno de los principales causantes de esta situación, jugando sucio a escondidas haciendo cuasi imposible la tarea de gobernar, generando guerra económica desde las sombras y bajo el ala de los (cuando no) EE.UU, que invierte millones y millones en campañas de desprestigio, armando al pueblo para enfrentarlo con el pueblo, generando discordia entre hermanos para ya todos sabemos que…
Los empresarios reciben dólares del gobierno a pecio oficial para comprar productos, pero después quieren vender esos productos al precio que marca el dolar paralelo para hacer un negoción y como el estado no lo permite cierran las puertas de sus comercios y venden por atrás, ilegalmente y al precio que se les canta, generando así desabastecimiento, crisis y enojo popular. No es mentira que se encuentran galpones llenos de comida o cemento, y no son precisamente oficialistas los dueños de esos galpones.

Creemos que 15 años es poco tiempo para que un país que ignoraba a más del 90% de su pueblo pueda organizarse para que todos estén incluidos, pero desde nuestro humilde punto de vista no vemos que el modo en que se están haciendo las cosas sea el correcto. Creemos en la igualdad del hombre, de sus posibilidades, derechos y obligaciones, y pretendemos que así sea, pero sobre bases de educación, trabajo y respeto mutuo. Estamos absolutamente en contra del sistema capitalista que somete al que menos tiene en manos del que más, haciendo cada vez más gente con menos y menos gente con todo, y no queremos que ese sistema se implante en ningún país, por ello es importante abrir los ojos y ser críticos, mostrar las falencias y virtudes para aprender y mejorar.

Deseamos lo mejor para el pueblo de Venezuela, para TODO el pueblo, soñamos con la inclusión de cada pobre, aborigen y marginado como así lo soñó Chávez, soñamos con educación y salud de calidad al alcance de todos, (como ocurre en Cuba a pesar de que mucha gente piense en Cuba como lo peor que le pueda pasar a un país). Soñamos con la continuidad de las ideas en el poder y NO así de las personas (llámese Castro, Kirchner o Chavez, Mongo Aurelio, Abú Dubai, Ukelele o Bush), deseamos que Maduro pueda terminar como corresponde su mandato ganado democráticamente en elecciones y soñamos con que el futuro presidente elija continuar con el modelo integrador e igualitario y no que destruya todo lo construido hasta entonces.

Soñamos que todos estos deseos se apliquen en cada país del mundo, total… soñar no cuesta nada!





sábado, 22 de febrero de 2014

SUMANDO COLORES

Hay una tradición que hace que, en año nuevo, algunos venezolanos salgan a las 12 de la noche a dar vueltas por el barrio cargando valijas. Visitan a sus vecinos, los saludan y dejan sus mejores deseos para luego volver a la casa y seguir festejando con la familia. Dicen que así se llevan las cosas malas del año que dejaron atrás y vuelven al hogar cargados de buenos sentimientos y sueños renovados para el año que comienza.
Tuvimos la suerte de disfrutar de estas tradiciones y los festejos navideños en el Parque Nacional Mochima, rodeados de una naturaleza increíble y de buenos amigos, lanzando al cielo globos de papel (hechos por nosotros) llenos de cariño y alegría, festejando felices este estilo de vida que elegimos vivir. Pero no empieza así nuestra experiencia venezolana.


Venezuela funciona de un modo extraño y en lo personal la conocimos en un momento particular de su historia. Para nosotros además hubo una Venezuela de trabas y fastidios y otra en la que logramos disfrutar y relajarnos. Es que, por empezar, entramos de mal modo. Ingresamos al país por Colombia (por la frontera de Maracaibo), un día como cualquiera: con mucha cola en migraciones, largas filas, calor, mucha gente, y una sola persona atendiendo. Kilómetros después empezaron a pararnos los policías pero ya estábamos advertidos y también sabíamos que el número de controles por el que pasamos fue ínfimo al lado de la cantidad de veces que tenías que parar tiempo atrás.
La Bienvenida no tuvo nada de “bien”. Uno de los primeros policías nos preguntó: “llevan armas? Porque miren que acá es muy peligroso, tienen que protegerse”… Negativo: Claro que no llevamos armas!!!
Unos kilómetros después, otro policía, ciudadano venezolano, al preguntarle si sabía un lugar seguro donde dormir con la camioneta nos respondió: “aquí, en Venezuela, no confíen en nadie porque el venezolano es pura mierda y si les dicen que vayan ahí seguro les mandan a robar”. Menuda forma de hablar de tu país y su gente, no?
Una frontera de desayuno, algunos comentarios poco afortunados de los polis, el calor y un tránsito desordenado y caótico no es el mejor escenario para conducir relajado, disfrutar una nueva ciudad. Si algo nos faltaba  para completar el día chocamos! Nada grave, solo un besito con rouge en la cola a los chicos de “Abrazamundos”, pero la bienvenida seguía del mismo color.
Maracaibo es muy grande, ruidosa, casi fronteriza; una noche fue mas que suficiente para nosotros por lo que nos despedimos de Ana y Ser y seguimos camino hacia Coro, donde recorrimos sus calles empedradas y visitamos el Parque Nacional Las Dunas, rumbo a la Peninsula de Coro, de la que nos habían hablado muy bien pero que no nos gustó mucho. Dormimos una noche en Adícora, pueblo pequeño con playas muy sucias y decidimos seguir camino rumbo al Parque Nacional Morrocoy; pero Lamas tenía otros planes que incluyeron que saque el motor y la caja para soldar una piecita.
Ya con todo en su lugar llegamos a Chichiriviche, pasando de un parque nacional a otro. Es que Venezuela tiene tanta belleza natural, pero tanta! Lo que no podemos entender es como la gente cuida tan poco la naturaleza; el pueblo es uno de los más sucios que conocimos en el viaje, lleno de vidrios, latas de cerveza y lo que se imaginen por todas las calles, parecía que nunca había pasada un basurero y en verdad así era, ya que el Alcalde apareció el día que asumió y después nunca más, se fue a vivir a Caracas y  “gobernó” la ciudad desde allí; sobra decir que ni un peso puso en el pueblo. Estuvimos presentes en la victoria por elecciones del nuevo Alcalde, del partido opuesto al anterior que festejó regalando varios camiones de cerveza al pueblo y sus visitantes (entre los que nos incluimos) para sumar así más basura a la ya acumulada. Frente a este paisaje desolador, y dividido por unos metros de agua totalmente sucia aparecen unos cayos increíbles sumergidos en la más transparente de las aguas que deja ver corales hermosos y más latas de cerveza.


Tuvimos un gran respiro al encontrar a varios viajeros conocidos, relajarnos, pasar unos días en buena vecindad y tener el apoyo de los chicos para cambiar el alternador de Lamas que se quemó (sí sí; por suerte justo había un señor que vendía un alternador usado en excelente estado y precio… esas cosas que a uno no dejan de sorprenderlo) y seguir “más tranquilos”.
La tranquilidad fue solo aparente porque ya en la autopista camino a Caracas nos pasó algo que pudo haber sido grave pero como siempre la sacamos barata: una de las ruedas de atrás de Lamaslinda se fue, se salió… y no siguió su camino porque la chapa de Lamas justo hace tope, sino nos quedábamos en 3 ruedas y quien sabe…
En ese mal rato, con la camioneta parada en la autopista, sin ningún teléfono desde donde llamar a una grúa vimos la desconfianza con la que todos viven. Nadie paraba para ayudarnos, desconfiaban, temían sea un truco para asaltarlos.
Por suerte y como siempre nos pasa: nos encontramos con la mejor gente. De hecho aprendimos poco a poco a ya no pedir que no nos pasen cosas malas, sino que cuando esas cosas suceden la gente con la que nos crucemos sea la mejor.
Una persona de gran corazón, más otra, y otra, y otra fueron sucediendo después. Gente con la que pudimos charlar, día y noche, como Andrés y Rafael, que nos dieron todo de sí mismos y nos ayudaron como si nos hubiesen conocido de toda la vida. Ellos respondieron a todas nuestras dudas del país, ellos nos contaron sus pensamientos, ellos empezaron a mostrarnos que el venezolano no es ningún pura mierda.
Y cada hora, cada día seguimos conociendo esta indescifrable Venezuela… aunque no solo con charlas y tranquilidad. Una tarde, de un modo inesperado, desde un banquito escuche a Andrés que estaba con Guille en la vereda decir: -Mira Guillermo! Mira! Pá que conozcas mi Venezuela bonita!  En la casa de al lado, que por suerte tenía su portón abierto había entrado un chico de 19 años ensangrentado y con un arma en su mano. Entro, salió y media cuadra más allá… 14 tiros. Más que suficientes para matarlo, enfrente de su mamá.
Esas son las cosas que nos dejan el corazón sonando y no de alegría, pensando no solo en una Venezuela de peligros, de robos, de necesidades que buscan ser satisfechas de un modo incorrecto, de faltas, de errores… pensando en una Latinoamérica que en mayor o menor medida, país a país nos fue mostrando también esa parte triste de la realidad.
Así pasaron las primeras semanas en Venezuela, con algún que otro fastidio o asombro más en las carreteras viendo accidentes, sin comprender la manera de conducir (como aquella que una vez encontramos por Bolivia), con la vista inconforme de tanta suciedad en las calles o en los paisajes que podrían ser soñados de lindos.
Con la rueda en su lugar llegamos a Santa Fe, un pequeño pueblito del Parque Nacional Mochima en el estado de Sucre que no escapa a uno que otro tiroteo o la basura en las calles, pero que tiene unos paisajes tan hermosos y donde encontramos a unos amigos tan lindos que Venezuela para nosotros empezó a tomar lentamente un poco de color. 
Llegamos a una posada, Le Petit Jardin. La encontramos por medio de una página de internet: Workaway donde la gente ofrece trabajo a cambio de alojamiento y comida. Y como las casualidades no existen, todo es causalidad, fue por aquella española con la que nos sentamos un día en Coro a charlar que entramos a curiosear la página de Workaway, donde a pesar de no estar registrados (porque hay que pagar 22 euros para eso) logramos encontrar  la posada de Santa Fe y comunicarnos con sus dueños. En la información que nos dieron dijeron: tenemos una posada, el trabajo es sencillo, tenemos una beba de 11 meses 3 perros y tres gatos.

 
Entramos al paraíso; el lugar donde relajarnos, trabajar a gusto, hacer con felicidad. Nos enamoramos de la beba, Tili y la disfrutamos cada día un poco más! Como si fuera poco Lamaslinda llego a su paraíso también, un gran taller, con muchos materiales y herramientas y su dueño: un loco único, increíble persona que se puso día tras día a trabajar en nuestra camioneta junto a Guille, como si fuera suya!
Audrey y Cyril, ambos Franceses, son los franceses más Venezolanos que puede haber. Nos hablaron de Venezuela con pasión, nos dieron sus puntos de vistas de cada tema y nos ayudaron también a conocer un poquito más del país. Con esa familia hermosa pasamos nuestra Navidad, la bienvenida al 2014 y los cumpleaños de cada uno de ellos 3. Recorrimos las islas del parque, vimos cantidad de delfines, buceamos, fuimos a la montaña y no nos cansamos de admirar la imponente belleza de ese lugar. Fue un mes y medio en el que pudimos apreciar más de cerca el día a día venezolano, haciendo amistad con los lancheros, la gente del mercado, los chinos de los super, sintiendo la escasés de algunos productos, viviendo al ritmo venezolano que a pesar de las dificultades no deja de ser cálido y alegre.
Nos fuimos, volvimos a la ruta sabiendo que algún día tendremos que volver a visitar a esos grandes amigos a esta tierra venezolana que ellos tanto aman y que nos ayudaron a querer y entender un poco más.


Sin dudas nuestras próximas palabras contaran mas de esta Venezuela, con párrafos comprometidos a tratar de explicar lo que vimos o sentimos o nos llevamos de este país, en este momento… bastante doloroso, por cierto.
Mientras, con las manos llenas de pintura y casi despidiendo a Venezuela, nos dedicamos a disfrutar de días de color y voces de niños, pintando un mural acompañados de hermosos (y pequeñitos) venezolanos…

miércoles, 12 de febrero de 2014

PINCELADAS COMPARTIDAS

Y se fue el mural número 13, de esos que hacemos con el corazón y por puro placer. Pero esta vez, como ya pasó en otras oportunidades, no estuvimos solos.  Encontramos en el camino a dos argentinos que comparten un plan parecido al nuestro (como tantos otros) de viajar por Latinoamérica, de conocer otras culturas, otras realidades… de aprender “el catecismo que enseñan solo los viajes” como alguna vez escuche en una canción. Entonces los invitamos a pintar con nosotros y ellos aceptaron, siempre quisieron pintar en su viaje y quizás, quien dice, con este empujoncito también empiecen a dejar huellitas de color a su paso. 
Nos fuimos de Santa Marta una mañana, abrazando fuerte a nuestro gran amigo Quile, aquel colombiano que conocimos de casualidad un día y desde ahí seguimos cruzando caminos hasta en argentina, conociendo su familia y compartiéndole las nuestras, charlado mucho, haciéndonos sentir siempre como en casa en su querida Colombia.

Llegamos en menos de una hora a Palomino. Nos habían hablado bien del pueblito asi que queríamos intentar pintar ahí. Todo se dio de buena manera. Encontramos un espacio para guardar las dos camionetas y aguardar a que el lunes alguien nos diera un si y así comenzar a pintar. Mientras empezamos a empaparnos de la dinámica del lugar. Conocimos a Juan Manuel y su hijo, ambos argentinos, al Pirata, un Colombiano que lleva un parche en el ojo y mil aventuras encima por viajar en camión años y más años. Los tres resultaron una gran ayuda para nosotros, hasta Juan Manuel acabó dejándonos su casa por unos días tras viajar ellos a Venezuela. 

El pueblo de Palomino es lindo, pero extraño. La mayor parte de los comercios esta sobre la ruta, la plaza central queda solo a 2 o 3 cuadras de la carretera y en el parque se puede encontrar una catedral que inunda de fuertes campanazos los días y una canchita de futbol con suelo de tierra que se llena bastante seguido de niños y grandes, jugadores e hinchadas. Una linda postal de recuerdo salvo porque hay mucha mucha basura por todos lados. Cerca, a poquitas cuadras se encuentra el rio que también se cruza con el mar…indispensable para refrescar los días característicamente cálidos.
El “sí” llego ese lunes y de inmediato comenzamos a pintar en una pared de la escuela primaria. Para sorpresa nuestra ese mismo día, cuando estaba oscureciendo nos hicieron parar el trabajo… como suele pasar  no todo lo que brilla es oro y siempre hay alguien que no está de acuerdo. Un policía no estaba nada feliz con que pintemos y seguro un par más de personas. Justificaron su desconformidad diciendo que “contaminábamos”  (¿¡?) pero obviamente tras  la escases de fundamentos  pudimos seguir con nuestra labor. Pintamos varias tardes acompañados de tereres bien helados que nos salvaron del terrible calor de ese pueblo.
La gente por primera vez en nuestras experiencias pintando no se mostró abierta, agradecida  o interesada. Fueron pocos los que se acercaron a charlar, a preguntar a intercambiar experiencias. Esos pocos nos dijeron que ese pueblo estaba mal gobernado, quienes mandaban pretendían que ese sea un pueblo fantasma, que nada mejore.
Al tercer día sufrimos un “atentado”. Al llegar a nuestro puesto de “trabajo” encontramos que alguien había dejado la huella de sus manos en reiteradas partes de la pared con pintura oscura. Sin dudas nos tiró abajo, nos quitó fuerza pero no dejamos de pintar. Los 4 hicimos sin duda un buen equipo, Ana y Ser, los abrazamundos, son personas muy tranquilas que transmiten mucha paz y quizás por eso llegamos a un viernes glorioso con un mural terminado a puro color. 


Nos fuimos contentos, al menos con una alegría propia, quizás sin compartirla tanto como nos pasó en otros lugares donde la alegría es más por conocer gente hermosa que por las pinceladas dadas. Pero sabemos que de un modo u otro al menos algunas personas esos días vieron algo distinto a sus rutinas de días y días iguales, vieron “turistas” o “gringos” dejando color, dejando un mensaje de igualdad, de que todos, a pesar  de las diferencias de piel, estatura, peso, edad, todos… somos iguales.
Charlando con una vecina (porque nadie se la juega a imaginar, todos quieren saber qué significa):  le contábamos que para nosotros esas casitas apiladas eran el paisaje que nos representaba a Latinoamérica:  las favelas de Brasil, las casitas de Quito, las montañitas llenas de casitas de colores de tantos lugares que conocimos… y ella preguntó: ah, ustedes vienen de Latinoamerica???
Ese dia al menos esa señora se enteró que ella también es Latinoamericana… como nosotros los argentinos, como los peruanos, bolivianos, ecuatorianos, brasileños, panameños, mexicanos, ticos, nicas, chapines, salvadoreños, catrachos, como los paraguayos, uruguayos, chilenos,  como los venezolanos, como ella: colombiana. 

Seguimos camino juntos con planes de cambiar de país, llegar a Venezuela, un país del que mucho nos dijeron pero ya teníamos ganas de sacar las propias conclusiones… porque si algo aprendimos es que las experiencias son completamente personales y un país es percibido de distinta manera dependiendo de la persona, del momento, de la compañía y muchos otros factores.
Hoy, publicando este blog y después de casi tres meses en esa intrigante Venezuela aún seguimos sin definir nuestros pensamientos ante este país, sin entender muchas cosas. La próxima será entonces una entrada del blog multicolor, de negros a blancos, de oscuros a claros, un poco de todo, un poco de lo mucho que hay para ver en este nuevo país, nuestro país número   15 de esta gran travesía. 

viernes, 6 de diciembre de 2013

Lo mejor de un viaje

Desde la última vez que escribimos en el blog pasaron tres meses y MUCHAS, realmente MUCHAS cosas…




Bajamos por Centroamérica
Visitamos amigos: otra vez nos sentimos como en casa!
Confirmamos que “los Rodriguez” son y serán nuestra familia Chapina,
que en Honduras contamos con dos grandes amigos: Maria y Adan
que en la Fortuna tenemos una banda de amigos HERMOSOS, cada uno bien distinto, cada uno bien UNICO…
También conocimos (aunque de modo veloz) nuevos países como El Salvador y nuevas amistades como a Tonito en Guatemala, 

Lamaslinda se rompió,
Guille se enfermó,
Logramos dejar una huella de color en Guatemala,
Probamos tiburón, pupusas Salvadoreñas, volvimos a tomar cafecito Chapin, el pastel de yuca de Doña Gloria y las delicias de Doña Maritza
Conocimos Bocas del Toro,
Llegamos a tiempo a Panama
Conocimos a dos lindas personas: Armin y Tania, de alemania
Cruzamos camino (mates y guitarreada) con Nati, Lucas y la Ñata (hasta entonces amigos virtuales)
Lamaslinda volvió a navegar el Mar Caribe dentro de un contenedor,
Volvimos a pisar suelo Sudamericano,
Regresamos a la hermosa Cartagena,
Volvimos a Santa Marta por segunda vez…
Hicimos en un dia de avión lo que hace años habíamos hecho con paciencia a 70 kilómetros por hora,
LLEGAMOS A ARGENTINA!... Y DE SORPRESA!!!!
Disfrutamos del inolvidable casamiento de la Luli y Esteban
Comimos mil asados y cosas ricas, de esas que son bien nuestras y que tanto se extrañan estando lejos
Abrazamos a nuestros amigos una y mil veces
También tuvimos visitas en Argentina: el Quile desde Colombia, bebe y Sole desde Córdoba, y conocimos otro amigo "virtual", futuro viajero, Juan Gabriel...
Abrazamos mil veces mas a nuestros amigos a nuestra familia y...
Nos volvimos a despedir...
Volvimos por tercera vez a Santa Marta, Colombia…



Todo eso??? Y como llega uno a hacer tanto en tan poco tiempo? Quien sabe o como dicen: el que quiere puede. Y nosotros queríamos volver a Centroamérica porque, si bien es real la posibilidad de enviar la kombi desde puerto de Veracruz (México) a Cartagena (Colombia) por el mismo precio que desde Panamá a Cartagena, evitando bajar por tierra, justamente eso es lo que no queríamos evitar sino que sentíamos una necesidad muy grande de volver a ver a nuestros amigos de Centroamérica. Porque, en definitiva para nosotros, lo más lindo y lo más grande de viajar son las amistades que uno siembra en los nuevos países, la gente que a pesar de la diferencia de culturas te llega al corazón y te abraza como si siempre te hubiese conocido. Te genera esas ganas de volver a verlos y sentirte como en casa y en familia.
Por otro lado había surgido algo que cambiaria nuestro modo de pensar, el casamiento de dos grandes amigos nos harian evaluar la posibilidad de volver a Argentina a pesar de nuestra voluntad de nunca regresar sin Lamaslinda andando.
Un mes en Argentina resulto poco, no llegamos a sentarnos tranquilos y tomar mates con largas charlas al lado de cada persona querida, no alcanzamos a hacer todas las cosas que planeábamos pero nos dejo la tranquilidad en el corazón de que “los de siempre” son los de siempre, están alla, esperando a un nuevo abrazo.

Volver no fue difícil ya que teníamos que reencontrarnos con nuestra Maslinda y contamos con muchos planes en la cabeza: pintar en Colombia, Venezuela, Cuba (quien sabe), Brasil, Uruguay, Paraguay… festejar y vivenciar un mundial, de cerca; cruzar el amazonas, etc etc etc.
Desde Palomino, un pequeño pueblo Colombiano compartimos días con amigos del viaje, nuevos amigos: Ana, Ser…. Los abrazamundos… compartimos días planificando el que será nuestro nuevo mural, esta vez Colombiano.
Hoy ya en Colombia, ya no miramos mas al norte, Lamaslinda apunta al Sur y esa es una sensación rara después de meses que fueron años con una meta alla arriba, en México. Hoy, casi pisando suelo Venezolano, mucho mas cerca de “casa” o del lugar que nos vio nacer, miramos hacia atrás y vemos unos últimos meses intensos, de muchas emociones. Nos reencontramos con gente muy querida: de esa que nos acompaña desde la infancia y de la que conocimos en el viaje. Nos damos cuenta que el estar viajando nos abrió muchas puertas y no solo nos permitio conocer nuevos paisajes, otras culturas, diferentes modos de pensar…. Además nos regaló lo mas lindo: las amistades.